domingo, 24 de mayo de 2009

Idioma Chino

Nihao mis queridos lectores.
Hoy os voy a hablar de la lengua del futuro, el Chino.
El chino (汉语/漢語, pinyin: Hànyǔ; 中文, pinyin: Zhōngwén) es una familia de lenguas estechamente emparentadas, también conocida académicamente como familia sinítica. Conforma una de las dos ramas de las lenguas sino-tibetanas. Unos 1,2 mil millones de personas tienen como lengua nativa alguna forma del chino: sólo el mandarín posee cerca de 885 millones de hablantes maternos, por encima de cualquier otro idioma del mundo.
El chino hablado es distinguido por su alto nivel de diversidad interna, aunque todas sus variedades son tonales y analíticas. Hay entre seis y doce principales grupos regionales del chino (dependiendo del esquema de clasificación), de los cuales el mayor es con diferencia el mandarín (850 millones de hablantes), seguido del wu (77 millones), el min (70 millones) y el cantonés (55 millones). Muchos de estos grupos son mutuamente ininteligibles, aunque algunos (como los dialectos xiang y mandarín suroccidental) pueden compartir términos y algún grado de inteligibilidad. El chino es clasificado como macrolengua con trece sublenguas en IS 639-3, aunque la identificación de las variedades del chino como múltiples lenguas o dialectos es un tema controvertido.
La forma estandarizada del chino hablado es el mandarín estándar (普通话, pinyin: pǔtōnghùa; 国语, pinyin: gúoyǔ), basado en el dialecto de Pekín: éste es el idioma oficial de la República Popular de China y de Taiwán, así como una de las cuatro lenguas oficiales de Singapur. El chino –de hecho, el mandarín estándar– es además una de las seis lenguas oficiales de la ONU. De las otras variedades, el cantonés estándar es común e influyente en las comunidades cantonés-parlantes de ultramar, y permanece como una de las lenguas oficiales de Hong Kong (junto con el inglés) y de Macao (junto con el portugués). El min del sur, parte del grupo lingüístico min, es ampliamente hablado en el sur de Fujian, Taiwán y el Sureste Asiático.

Denominaciones:
Además de zhōngwén existen otras denominaciones autóctonas para el idioma chino. En la República Popular China (RPC) se usa también el nombre hànyǔ (漢語 / 汉语, "lengua de los Hàn"). Por otra parte, a la forma culta normalizada de la lengua se le llama normalmente pǔtonghuà (普通話 / 普通话, "habla común") en la RPC, mientras que en Taiwán se le conoce como guóyǔ (國語 / 国语, "lengua nacional"). Un tercer término para referirse a la lengua estándar es huáyǔ (華語 / 华语, "lengua china"), utilizado sobre todo en Singapur, Malasia y otras zonas del Sureste asiático.
En español, por lo general, el término "chino" se refiere a la lengua estándar, aunque a veces se utiliza el término mandarín para referirse a ésta cuando se la quiere distinguir de las formas dialectales. Las denominaciones "mandarín" o "pūtōnghuà" deben usarse con cautela, ya que también pueden referirse a los dialectos mutuamente inteligibles que se hablan en el norte, centro y suroeste de China.

"Dialectos" Chinos:
Tradicionalmente, los chinos han llamado dialectos (方言, fāngyán) a lo que es en realidad una familia de lenguas cuyas diferencias son similares a las que puede haber entre las diversas lenguas romances. En cualquier caso, conviene distinguir estos dialectos chinos de las demás lenguas de China, como el tibetano o el uigur.
Existen diferentes clasificaciones de los dialectos chinos dependiendo de cuán estricto sea el criterio de inteligibilidad mutua, lo que resulta difícil de definir. Una clasificación habitual es la siguiente:
El mandarín (北方話 / 北方话), 885 millones de hablantes.
El wu (吳語 / 吴语), 77 millones.
Los dialectos min (閩語 / 闽语), 70 millones.
El cantonés o yuè (粵語 / 粤语), 55 millones.
El jin (晉語 / 晋语), 45 millones.
El xiāng o hunanés (湘語 / 湘语), 36 millones.
El hakka o kèjiā (客家語 / 客家语), 34 millones.
El gàn (贛語 / 赣语), 31 millones.
El Hmong 4 millones.
El huī (徽語 / 徽语), 3,2 millones.
El pínghuà (平話 / 平话), 2 millones.

Fonología:
La sílaba en chino distingue entre un ataque inicial consonántico obligatorio, una aproximante medial posible entre el ataque y la vocal o diptongo que hace de núcleo silábico, un núcleo silábico obligatorio y una final posible que es una nasal o una aproximante.

Morfología:
El chino tiene poca morfología, resultando en ese aspecto más simple que el inglés o el español. El chino tampoco no tiene cambios ni de género ni de número (excepto por algunas formas de plural marginales en los pronombres personales). Sus verbos no varían según la persona o el número. El aspecto perfecto se marca con el clítico -le pero la adjunción ese clítico y otros no supone una auténtica conjugación verbal. Esto se puede ejemplificar con la forma shi o verbo copulativo "ser", que no cambia con independencia del sujeto o del tiempo verbal. Esto constituye una importante ventaja frente a otras lenguas en su aprendizaje, ya que uno puede formular muchas expresiones siempre que conozca cierto número de palabras y maneje algunas reglas gramaticales que son realmente muy simples.

Escritura China:
Varios estilos de caligrafía china.
La escritura desarrollada en la época Shang continuó su desarrollo durante la época de la dinastía Zhou. Como consecuencia de la división política característica de esta época, los caracteres se desarrollaron en formas y estilos muy diversos, coexistiendo numerosas variantes para cada carácter. Al estilo de escritura de esta época se le conoce como dàzhuànshū (大篆書, "escritura de sello grande").
Con la reunificación de China bajo el Primer Emperador Qin Shi Huang, una de las numerosas medidas de normalización afectó precisamente a la escritura. Bajo la supervisión del Primer Ministro Li Si se recopilaron listas con las formas normalizadas de los caracteres. Esta unificación del sistema de escritura dio lugar al estilo de caligrafía xiǎozhuànshū (小篆書, "escritura de sello pequeño"), que utilizaba trazos más angulosos y menos circulares que los de la escritura de sello grande antigua.
Durante la dinastía Han surgirían otros estilos de caligrafía que se han conservado hasta nuestros días. El lìshū (隸書, "escritura administrativa"), el xíngshū (行書, escritura semicursiva, literalmente "andante"), y el cǎoshū (草書, escritura cursiva, literalmente "de hierba").
El último estilo caligráfico en desarrollarse fue el kǎishū (楷書, "escritura regular"), que alcanzaría su forma actual durante la dinastía Wei del Norte. Éste es el estilo principal hoy en día, el que se utiliza en periódicos y libros, así como en formatos electrónicos.
Bueno, espero que esto os haya animado a algunos a estudiar chino, sino pues bueno al leerlo tendréis una ligera idea de la lengua que, tal y como van las cosas, será la más importante de aquí a algún tiempo.
Espero, como siempre, que tengáis un maravilloso día y que la suerte os sonría.
Hasta la próxima. Zài jiàn^^.